Todos tenemos una paula en nuestra vida

domingo, 18 de agosto de 2013

QUE FIN DE MI AUSENCIA



Qué fin de mi ausencia, intentando alejarme un poco de este amor que siento, saber si puedo dejar de un lado lo que más me calma y lo que más me inquieta. Llego el sábado y con el... un calor insoportable, que invadió la laguna al instante, era tan sofocante pero no más que mis deseos de saberte, de leerte, sudando ansias de tener, al caer la noche comencé aclimatar mis sentimientos, disfrutaba que la luna me acogiera en la soledad de mi cuerpo, sentí una brisa en mi hombro... voltee impaciente al sentirte cerca, era el viento que trataba de inquietar de nuevo mi alma... eras tú para que no te olvidara, me rosaba para recordarme que tu ahí estabas, que nunca me dejas, como si cubriera mi alma con un toque de impaciencia. Ayer llego el viento y levanto la tierra y entre tanto terregal yo te pensaba sin cesar, lluvias laguneras como hace tiempo no se daban, que parece apocalipsis y hasta te estremece el alma. Luego cayó el granizo, que armonizo mi oído, no sabía si era cierto o mi mente loca imaginando tu nombre con el caer del hielo. De tras de las bolas blancas se oscureció el cielo y algunos relámpagos haciendo aguacero, sentí la lluvia en mi piel, con un deseo que fueran tus labios recorriéndome por primera vez. Esa noche fría cautivante, romántica y tu sin tocarme, el deseo más grande que estuvieras ahí.

Al subir al cerro bajo el Cristo me senté y mire hacia el frente pensándote. Mire fijamente a las estrellas, luego baje mi mirada y vi las luces bellas de las 3 ciudades que me navegan. No puedo decir que ellas no saben de ti porque en cada una de ellas se que he pensado en ti, son cómplices de pensamientos, lágrimas y hasta berrinches, serán los cómplices de aventuras cuando tu aquí ilumines. Y así mire a la noche, solo pasando el tiempo e imaginando un día… que estuvieras tu junto a mi cuerpo, viendo el mismo horizonte, escuchando el mismo sonar del viento que es su cantar, dirá te amo, porque él se me ha unido y quiere que estés tu conmigo.

¿Dónde estarás? ¿qué harás? ¿A dónde iras? ¿Si... me querrás? Una noche más y tú no estás, no sé si soportar mi cruda realidad, que puedo hacer para a tu lado estar.

2 comentarios:

  1. wow, no manches cada día me sorprendes mas mujer, tienes tantas cosas buenas, creo que quien este contigo deberá ser la mujer mas dichosa sobre la tierra por tener a su lado a una mujer extraordinaria como tu de esas que existen pocas en todo la tierra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! esperemos que esa mujer llegue pronto

      Eliminar